• Home »
  • Salud »
  • Unas inyecciones de anticuerpos durante el embarazo podrían proteger al feto del Zika

Unas inyecciones de anticuerpos durante el embarazo podrían proteger al feto del Zika

 

Un nuevo “coctel” de anticuerpos promete ofrecer una protección efectiva, aunque temporal, contra el virus del Zika, informa un nuevo estudio.

Una mezcla de tres potentes anticuerpos previno por completo la infección con el Zika en un grupo de cuatro monos de laboratorio, dijo el investigador principal, David Watkins, profesor de patología en la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami.

Las inyecciones regulares de esos anticuerpos podrían ofrecer potencialmente una protección vital a las mujeres embarazadas que viven en o que viajan a áreas donde el Zika se ha propagado, planteó Watkins.

El Zika puede provocar defectos congénitos neurológicos devastadores, incluyendo la microcefalia, una afección en que el cerebro y el cráneo están poco desarrollados.

“Diría que si se da a una mujer una inyección en el primer trimestre, y otra a mitad del segundo trimestre, sería suficiente” para proteger a su hijo no nacido del Zika durante todo el embarazo, aseguró Watkins.

El nuevo estudio “ofrece evidencias importantes de que una terapia basada en anticuerpos para el Zika es potencialmente factible”, comentó el Dr. Amesh Adalja, asociado principal en el Centro de Seguridad de la Salud Johns Hopkins.

“Si estudios posteriores, incluyendo los realizados en humanos, replican estos hallazgos, un coctel preventivo de anticuerpos podría construirse y utilizarse para proteger temporalmente a los que viajan a áreas con probabilidades de que esté el Zika”, dijo Adalja.

No es una vacuna contra el Zika, anotó Watkins. Las vacunas enseñan al sistema inmunitario a producir su propia protección de anticuerpos contra un patógeno.

En lugar de eso, este método pertenece a una nueva tendencia dentro de la inmunología llamada “inmunoterapia pasiva”, en que se inyecta a las personas unos anticuerpos producidos con anterioridad que ofrecen una protección inmediata y directa contra los virus.

“Lo que estamos haciendo es simplemente un atajo de la vacuna”, dijo Watkins.

Lamentablemente, esos anticuerpos tienen una vida media corta, y solo viven semanas o meses en el torrente sanguíneo antes de desgastarse. Las personas deben recibir inyecciones regulares de los anticuerpos para mantener la inmunidad, dado que su propio sistema inmunitario nunca aprende a producir los anticuerpos.

El mismo método se ha mostrado promisorio para proteger contra la infección con el VIH. Dos equipos de investigación usaron con éxito anticuerpos clonados para proteger a monos del VIH, según los hallazgos publicados en septiembre en las revistas Science y Science Translational Medicine.

Los anticuerpos funcionan contra el Zika y otros virus al bloquear su entrada en las células humanas, explicó Watkins.

“Esas proteínas se adhieren al virus y evitan que entre en las células de esa persona”, dijo. “Eso es esencial porque un virus no puede hacer copias de sí mismo fuera de una célula. Tienen que entrar a una célula para replicarse y propagarse”.

En este experimento, Watkins y sus colaboradores recolectaron 91 anticuerpos distintos producidos por un paciente de Colombia infectado con Zika.

Entonces, seleccionaron tres anticuerpos específicos que parecían ser los más potentes contra el Zika, y clonaron suficientes copias de los anticuerpos para utilizarlos en inyecciones.

Los investigadores inyectaron el trío de anticuerpos en cuatro monos de laboratorio, y un día después los expusieron al virus del Zika. Ninguno de los monos desarrolló la infección con el Zika durante las semanas de observación, pero cuatro monos de control expuestos a la misma cepa del Zika sí se infectaron con el virus.

Se necesitarán evaluaciones posteriores en primates embarazadas antes de que pueda haber pruebas en humanos, según los investigadores. Y los hallazgos obtenidos con animales con frecuencia no producen resultados similares en los humanos.

Pero Watkins dijo que siente un “optimismo cauto” de que el coctel de anticuerpos será seguro tanto para la madre como para el niño no nacido.

“Las madres ya están llenas de anticuerpos, y sabemos que los anticuerpos cruzan la placenta para proteger al feto”, comentó Watkins.

Los investigadores buscan actualmente financiación para cultivar cantidades grandes de estos anticuerpos para evaluarlos más en primates y humanos, dijo.

Este método de protección inmunitaria es más fácil de desarrollar que una vacuna, y potencialmente más efectivo, dado que las respuestas individuales a las vacunas pueden variar, indicó Watkins.

“Creo que el futuro de gran parte de la medicina será la administración de anticuerpos para enfermedades infecciosas”, señaló Watkins.

El estudio se publicó el 4 de octubre en la revista Science Translational Medicine.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: David Watkins, Ph.D., professor, pathology, University of Miami Miller School of Medicine; Amesh Adalja, M.D., senior associate, Johns Hopkins Center for Health Security; Oct. 4, 2017, Science Translational Medicine

 

 

 

 

medlineplus