Si comes mucha pizza, podrías enfermarte de esto…

 

La pizza es uno de nuestros amores de la vida; es imposible no sucumbir al antojo cuando pensamos en queso gratinado, masa suave y cualquier ingrediente delicioso fusionándose en cada rebanada; sin embargo, este antojo podría hacer que nos enfermemos si es que lo saciamos frecuentemente.

Muchos piensan que “nunca es demasiada pizza”; sin embargo, nuestra salud está en riesgo debido al almidón con el que se realiza la harina, el cual proporciona energía que si no te pones a hacer ejercicio, engordarás rápidamente, llevando a tu organismo a las siguientes enfermedades:

Se te caerá el pelo. Aunque no lo creas, la harina refinada está compuesta de puros carbohidratos, por lo que tu sistema digestivo no absorberá los nutrientes básicos que necesita tu cabello.

En segundo lugar; debido al aumento de peso, serás más propenso a enfermedades del corazón, tus niveles de triglicéridos aumentarán en la sangre y tus arterias podrían enfermar. Y eso no es todo, también padecerás de estreñimiento gracias a las grasas saturadas y la complejidad que representa para tu estómago el digerir una sola rebanada de pizza.

Si aún sigues pensando en aprovechar la promoción de la tarde, también debes saber que la pizza tiene un nulo valor nutricional, y que mientras más refinada sea la harina o más procesada la pizza, más daño te hará y por último y no menos importante, según el Consejo para la Defensa de Recursos Naturales (NRDC), las cajas contienen químicos para evitar que la grasa de la pizza la maltrate. Estos químicos se mezclan con el alimento y pueden generar problemas de salud.

SDP Noticias