Ironhack, la startup que llega a México para transformar la educación digital

 

 

La semilla de Ironhack se sembró desde el nacimiento de uno de sus fundadores: Ariel Quiñones, que vivió inmerso en el mundo de la educación desde pequeño, su madre era profesora de escuela primaria y su padre era un profesor universitario que se aventuró a iniciar un proyecto educativo que desafiaba un poco el modelo tradicional.Ironhack pretende crear un modelo innovador alternativo que facilite cerrar la brecha entre empresas y profesionistas, especialmente en temas de programación. La denominación de esta startup se inspiró en la conjunción del nombre de competencia de triatlón Ironman y la palabra ‘hacker’; “no en el sentido malicioso sino en el del programador moderno, creativo, que soluciona problemas con el uso de la tecnología”, asegura Quiñones, en entrevista con Entrepreneur en Español.

La misión de Ironhack es formar programadores y cumplir ciertas métricas de colocación y de mejora salarial de los alumnos, lo cual han logrado con un buen plan curricular y una plantilla de profesores calificados.

Aunque sus primeros pasos profesionales se orientaron al mundo de las finanzas, Quiñones siempre supo que quería crear un proyecto a favor de la educación. La oportunidad de hacerlo le vino mientras estudiaba la maestría en la Universidad de Pensilvania, en Filadelfia, Estados Unidos en donde conoció a su cofundador, Gonzalo Manríquez, un compañero de clase español.

Gonzalo Manríquez y Ariel Quiñones, fundadores de IronHack/ Foto: Cortesía.

El proyecto surgió en un contexto en el que observó cómo pese a que la gente invierte mucho en su educación, es difícil encontrar un lugar en el mundo laboral. Por otro lado, se dio cuenta de que las empresas se quejaban de no encontrar los perfiles adecuados, principalmente en las áreas de innovación, en los perfiles de programación.

“Para mí la inspiración fue esa brecha entre la oferta y la demanda”, asevera el emprendedor de origen puertorriqueño.

Pese a que la idea del emprendedor era iniciar su startup en América Latina o en Estados Unidos, Manríquez lo convenció de que podrían arrancar en Madrid, España, pues en 2013, el 50% de los jóvenes menores de 30 años estaban desempleados y había una oferta laboral de casi un millón de vacantes en la industria informática en la comunidad europea.

Expansión hacker

Aquel verano de 2013 parecía no ser el mejor momento para emprender en un país en crisis como España, “pero fue todo lo contrario”, expresa el emprendedor. Aunque el panorama no parecía muy alentador con sólo tres alumnos que iniciaron con el curso de programación web, que apostaron por el proyecto.

“Cuando alguien innova en cualquier sector, siempre hay resistencia por parte del consumidor. A veces no confiaban en la propuesta de valor”, recuerda Quiñones.

Pero para 2014 la historia había cambiado, pues ya habían llegado a Barcelona y habían logrado graduar a 100 alumnos. Este 2017 se han graduado 1,000 alumnos en cuatro campus distribuidos en Madrid, Barcelona, París y Miami, que según Quiñones, es el puente para llegar a América Latina.

Para levantar capital, primero se aseguraron de que el modelo era el correcto y de que podían captar al cliente adecuado. Otros emprendedores hacen lo contrario, primero hacen una presentación y así esperan levantar capital para tener resultados.

También han hecho alguna formación a empresas, pero sólo ha representado un 10% de la facturación total, pero Quiñones no descarta que en el futuro sea un para que podamos explotar más.

El proyecto se fondeó orgánicamente durante más de tres años. El año pasado, con el objetivo de acelerar el crecimiento geográfico, buscaron financiamiento venture capital y hace unos meses cerraron una ronda de inversión de 3 millones de dólares con el fondo español JME.

Ironhack llegará a México a principios de 2018. El país “es una de las capitales más importantes en tecnología y en emprendimiento de la región, y también hay un déficit de profesionales de informática”, recalca Quiñones.

Quiñones confía en que en una urbe como la Ciudad de México, donde hay 130 mil graduados universitarios anuales, Ironhack tiene una gran oportunidad de mercado.

 

 

 

entrepreneur.com